El Sistema de Alerta Rápida para los Productos No Alimentarios de la Comisión Europea, conocido popularmente como RAPEX, ha introducido, desde el pasado mes de noviembre, un sistema de traducción automática para las alertas que se presentan al público cada viernes. De esta forma, a partir de ahora el contenido de las alertas para los consumidores europeos es también accesible para aquellas personas que hablan: danés, alemán, francés, italiano, español holandés, polaco, portugués, romaní, y hasta un total de 25 idiomas. Y no quedará reducido, como hasta ahora, únicamente a aquellos ciudadanos de la UE que entienden/hablan el inglés. Aquí pueden consultar la versión de Rapex en español.

Sistema de Alerta Rápida para los productos No Alimentarios

El Sistema de Alerta Rápida para los productos No Alimentarios mejora la consulta para los ciudadanos

Desde GTF M. Camps, creemos que esta traducción constituye un paso más en la seguridad de los consumidores. Desde su creación, las alertas del Sistema RAPEX forman parte de la lucha contra los productos peligrosos y que no cumplen las normativas de la UE. Sin embargo, son muchos los europeos que no dominan el inglés con fluidez y que, hasta ahora, quedaban de facto excluidos de su consulta.

Con las nuevas traducciones, que se expanden a 25 de los idiomas que se hablan en Europa se consigue llegar a muchos ciudadanos que, hasta el pasado noviembre, no podían acceder a esta información. Y además, se consigue ofrecer una imagen de mayor transparencia, en lo que se refiere la gestión pública de la seguridad para los consumidores. Es absolutamente necesario controlar la seguridad de los artículos que se comercializan en el mercado interno de la UE. Pero además, también es muy importante que todas estas acciones puedan ser monitorizadas y supervisadas por los propios ciudadanos.

Gracias a estas traducciones, cada día más personas en nuestro país -y en el resto de la UE- podrán acceder a los contenidos de las alertas RAPEX. En definitiva, dispondremos de una mayor información sobre cómo se gestionan los controles de seguridad en nuestras fronteras. Y en qué términos se procede a la retirada del mercado de productos no seguros.

Algunas consideraciones sobre las traducciones de las alertas Rapex al español

Si bien es cierto que, gracias a estas nuevas traducciones, se consigue ofrecer acceso a un mayor número de ciudadanos, es importante tener algo en cuenta. El Sistema de Alerta Rápida para los Productos No Alimentarios original se sigue elaborando en inglés, a partir de los informes que semanalmente envían las autoridades sanitarias de cada país miembro. Y las traducciones se hacen de forma automática, a través de aplicaciones informáticas.

Por ese motivo, en algunas ocasiones, puede haber algunas diferencias entre el texto original en inglés y la traducción. La mayoría de estas diferencias no afectan al 99% de los consumidores. Pero sí pueden ser importantes para los técnicos sanitarios, farmacéuticos especialistas en seguridad de productos cosméticos, y para gabinetes de regulatory affairs. De hecho, en nuestro caso, al elaborar los informes de noviembre, ya nos hemos encontrado con alguna diferencia entre los ingredientes en la versión inglesa y española.


Nuestro consejo de experto

En caso de duda, o de existir algún cambio realmente significativo entre las traducciones, la Comisión Europea nos lo pone fácil. Solo hay que recordar una cosa: remitirse al texto en inglés, el original, como la fuente de información más fiable. Y este mismo consejo se aplica también a todo tipo de normativas y textos legales de la Comisión y el Parlamento Europeo.

 

 

Para más información sobre el sistema Rapex y cómo afectan sus alertas al sector cosmético, no dude en consultar nuestro blog.